Nuestra vida sexual está llena de tabúes. El que hace incompatible las relaciones sexuales con la menstruación es uno de ellos. Se nos ha dicho que es poco higiénico. Incluso se ha llegado a decir que es perjudicial para la salud practicar sexo cuando se tiene la regla. Nosotros, a quienes nos gusta derribar tabúes, vamos a emplearnos a fondo en este texto para tumbar el que tiene que ver con el sexo durante la menstruación. Eso sí: dejando siempre claro que siempre es necesario tomar unas medidas de higiene.

Y es que las relaciones sexuales durante la regla pueden resultar muy pero que muy placenteras. Después de todo, tanto durante los días previos como durante los primeros días de la menstruación, el sistema hormonal femenino registra un notable aumento del nivel de estrógenos. Ese incremento se traduce por regla general en un incremento del deseo sexual. Y, si el deseo es más grande, ¿por qué desaprovechar la oportunidad? Un mayor deseo acostumbra a ir acompañado de una mayor sensibilidad y de un aumento de la cantidad y la calidad de las sensaciones experimentadas durante la práctica sexual. Así, follar durante la regla puede permitir a la mujer experimentar uno de los mejores polvos de su vida.

ventajas del sexo durante la regla

Higiene para follar con la regla

La gran excusa (o el gran motivo) que siempre se ha esgrimido para desaconsejar el mantenimiento de relaciones sexuales durante el período menstrual ha sido la presencia de la sangre. Ese argumento, en gran medida, ya no puede servir de excusa. La industria de productos higiénicos íntimos se ha encargado de proveernos de algunos productos que hacen compatible la alianza entre sexo y regla.

Las esponjas menstruales, en ese sentido, serían un producto de grandísima utilidad. Similares a unos pequeños tampones, se introducen en el interior de la vagina para que, ubicadas allí, se encarguen de absorber la sangre menstrual. Flexibles y esponjosas, las esponjas menstruales permiten el sexo con penetración.

Otra de las opciones que tenemos a nuestro alcance para hacer compatible el sexo durante la menstruación es la copa menstrual. De ella ya hablamos en su momento en nuestro artículo «Las copas menstruales: la menstruación ecológica». Os remitimos a él para que conozcáis con mayor profundidad su utilidad y modo de empleo. Solo os diremos aquí que este dispositivo de higiene íntima femenina hace imposible la penetración pero sí posibilita otras prácticas eróticas durante la regla como pueden ser el sexo oral y la masturbación.

higiene sexual durante la regla

Ventajas del sexo durante la regla

El follar durante la regla tiene sus ventajas. Entre las ventajas de tener sexo durante la regla podemos destacar las siguientes::

  • Aumenta la lubricación de la mujer, ya que el flujo menstrual actúa como lubricante natural, lo que hace que tanto la penetración como la estimulación vaginal se vuelva más placentera.
  • La práctica sexual durante la regla ayuda a aliviar el dolor menstrual. El placer derivado tanto de la estimulación como del orgasmo provoca la liberación de endorfinas y éstas, actuando como sedantes, permite el alivio y la intensidad de los cólicos menstruales.
  • Estimula la imaginación y permite ampliar el repertorio sexual. El simple hecho de evitar que la sangre acabe por mancharlo provoca que se tengan que buscar prácticas sexuales que lo hagan más difícil.
  • Potencia las sensaciones placenteras. Tal y como hemos indicado anteriormente, el deseo se incrementa durante el período menstrual, y eso incrementa la sensibilidad y el placer experimentado durante la práctica sexual. Además, durante los días de la regla se da una mayor concentración de sangre en la zona genital, aumentando, por tanto, la sensibilidad de la misma.
  • Acorta el período de la menstruación. Las contracciones que durante el orgasmo tienen lugar en vagina y útero permiten que se expulse más sangre menstrual de la normal, lo que hace que la regla dure menos.

relaciones sexuales durante la regla

Inconvenientes del sexo durante la regla

Vistas las ventajas del sexo durante la regla, vamos a ver ahora sus inconvenientes y vamos también a ver de qué forma podemos reducir los inconvenientes de follar durante la menstruación. Entre dichos inconvenientes podemos destacar los siguientes:

  • Las manchas de sangre que pueden quedar en el lugar en que se practica sexo. Para evitarlo, hay que tener una mínima previsión. Se debe, ante todo, evitar lugares como las alfombras, las sillas o el sofá. Si se hace en la cama, hay que ser prevenidos y colocar toallas. Por otro lado, ésta puede ser una gran oportunidad de practicar sexo en la ducha o la bañera. El sexo en el agua impone sus propias medidas de precaución pero puede resultar muy placentero.
  • El tener la regla no libera de la posibilidad de quedarse embarazada. Tampoco de la de contraer una enfermedad de transmisión sexual. Por eso se recomienda siempre, cuando se practica sexo durante el período menstrual, el utilizar preservativos.

cólicos menstruales

Finalmente, hay que destacar que el principal inconveniente para mantener relaciones sexuales durante la regla es el propio malestar físico que en muchas ocasiones (y en particular durante unos días concretos del período menstrual) experimentan las mujeres. Los ya citados cólicos menstruales pueden ser muy molestos e, incluso, dolorosos. Los cambios hormonales experimentados durante los días de regla también pueden traducirse en cambios de humor. También se incrementa la sensación de cansancio.

La libertad de elegir

Si se produce alguna las causas enumeradas en el párrafo anterior, lo más habitual es que no se tengan ganas de follar. Lógicamente, no pasa nada. Ya pasarán esos días. El sexo, para que sea verdaderamente placentero, no puede practicarse nunca por obligación.

Con este artículo solo hemos querido recalcar que la regla no tiene por qué impedir las relaciones sexuales y que éstas pueden ser muy placenteras durante «esos días». También hemos querido resaltar que el sexo durante la regla ni es insano, ni es antihigiénico ni tiene por qué ser desagradable. Practicarlo o no durante esos días, lógicamente, depende única y exclusivamente de ti y del uso que desees hacer de tu intocable libertad sexual.