La industria del juguete sexual no ha cesado de investigar ni de mejorar sus diseños a la hora de elaborar dildos y consoladores. Marcas como Lelo, Pipedream, Doc Johnson o California Exotic Novelties realizan actualmente auténticas maravillas de diseño y funcionalidad que, basadas en estudios anatómicos, son una garantía de placer tanto para el hombre como para la mujer. Sin duda, los actuales consoladores para punto G y sus diseños ergonómicos son un gran aliado de la mujer a la hora de realizar una correcta y efectiva estimulación de su zona genital, pero no son pocas las mujeres que, al buscar un juguete erótico que le sirva para masturbarse o para compartirlo con su pareja e introducirlo como un complemento más de sus juegos sexuales, intentan encontrar algún tipo de consolador que no tenga un aspecto tan artificial como pueden tener estos consoladores de última generación. Para estas mujeres, que el consolador sea una imitación lo más realista posible de lo que es un pene en erección y reproduzca sus más pequeños detalles (las venas marcadas, el prepucio inflamado, los testículos rellenos y poderosos) es fundamental a la hora de disfrutar al máximo de dicho consolador.

Los consoladores realísticos, elaborados en silicona, gelatina o con algún tipo de elastómero, son, pese a su aire vintage (o quizás gracias a él), uno de los juguetes eróticos preferidos por muchas mujeres. Al observarlo, la mujer cree tener ante sí un magnífico pene en erección que, además, te ofrece la fiabilidad de no «venirse abajo». Para el consolador realístico no existen ni disfunciones eréctiles ni gatillazos. El consolador realístico reproduce perfectamente lo que es el glande, el prepucio o la apertura de la uretra. Cuanto más se parezca este consolador realístico a un pene mayor será su grado de apreciación entre hombres y mujeres. Un tronco de pene grueso, unas buenas venas hinchadas y unos testículos orondos y redondos (que pueden servir, además, como tope a la hora de realizar la penetración anal, y que pueden finaliza en una ventosa que permita el uso sin manos del juguete) son el resto de características que deben exigirse a todo consolador realístico que se precie.

Muchos consoladores realísticos están realizados en uno de los materiales estrella del universo de los juguetes eróticos: el PVC. El PVC es un material de tacto suave, que coge rápidamente temperatura (lo que lo convierte en un juguete de muy agradable a la hora de contactar con nuestra piel) y que posee una textura resultado de una perfecta combinación de flexibilidad y firmeza. A estas virtudes, además, se les añade en algunos casos la posesión de un dispositivo de vibración que convierte a estos consoladores realísticos en unos magníficos vibradores realísticos.

Como todos los consoladores, el consolador realístico debe ser utilizado usando algún tipo de lubricante. Éste, siempre recomendable, se vuelve imprescindible cuando el consolador realístico es utilizado analmente. Ya sabemos que el ano no genera lubricación natural como sí que hace la vagina, En el caso del uso anal del consolador realístico, además, se hace especialmente recomendable el utilizar el consolador sirviéndose de algún preservativo que favorezca la correcta higiene del juguete.

El uso del preservativo con el consolador realístico se vuelve también preceptivo cuando la pareja comparte los juguetes eróticos o cuando el mismo consolador va a servir para la penetración alternativa de vagina y ano o viceversa. Cada vez que se varíe el tipo de penetración debería, pues, cambiarse el preservativo que cubre el consolador realístico.

Como sucede con la higiene de tantos otros juguetes eróticos, la mejor manera de limpiar el consolador realístico es utilizando agua tibia abundante y jabón neutro. Lavarlo antes y después de usarlo y secarlo sirviéndose de algún tipo de paño que no deje pelusas es fundamental para que el consolador realístico se mantenga en perfecto estado de revista y listo para su uso.